28
Mié, Jun
0 New Articles

Typography

La jubilación es la mayor preocupación de las mujeres, en términos financieros, por encima incluso de la compra de la vivienda o la hipoteca. Así lo afirma el III Estudio “Los españoles ante el ahorro, la jubilación y el riesgo” elaborado por el Instituto Aviva, que también detalla algunas diferencias en las jubilaicones de hombres y mujeres y cinco aspectos clave que ellas deberían tener en cuenta.

No es de extrañar que a las mujeres les preocupe su pensión si se tiene en cuenta que, de media, cobran un 37% menos que la pensión de los hombres. En algunas Comunidades Autónomas esta diferencia roza el 50%, como en Asturias, la región donde se da la mayor diferencia. Sin embargo, la brecha de género cada vez es menor: la cuantía media de las pensiones de las nuevas altas de jubilación de las mujeres en 2015 era un 25% inferior, reduciéndose en 12 puntos.

Según el estudio del Instituto Aviva, las mujeres confían en menor medida que los hombres en que la pensión pública de jubilación pueda cubrir sus gastos mínimos para vivir. En concreto, el 83,5% de la población femenina (frente al 77,7% de población masculina) cree que la cuantía que recibirá será insuficiente para cubrir sus necesidades básicas. En consecuencia, más de la mitad de ellas (54%) estima que el ahorro privado será su principal fuente para complementar las prestaciones públicas.

Teniendo en cuenta todos estos datos, estas son los cinco aspectos que las mujeres deberían considerar a la hora de planificar su jubilación:

1. SIN TRATOS ESPECIALES EN LAS COTIZACIONES. No hay ningún tratamiento especial en las cotizaciones a la Seguridad Social por el hecho de ser mujer. Las reglas son exactamente igual para todos los afiliados. Únicamente se pueden producir tratamientos diferentes con motivo de la maternidad.

2. UNA VENTAJA IMPORTANTE EN LA PENSIÓN. Existe un tratamiento favorable a las mujeres en la pensión por jubilación. Aquellas que se hayan jubilado a partir del 1 de enero de 2016 pueden llegar a incrementar la cuantía de su pensión hasta un 15%, dependiendo del número de hijos que hayan tenido, adoptado o acogido durante su vida como cotizantes.

3. MATERNIDAD Y COTIZACIÓN. La maternidad está protegida por el sistema público (aunque la madre no haya cotizado o lo haya hecho durante un periodo de tiempo inferior al requerido por la modalidad contributiva), con el correspondiente reconocimiento de cotizaciones a efectos de pensión de jubilación. También ocurre con la paternidad, pero en este caso es necesario haber cotizado con anterioridad a la Seguridad Social.

4. COTIZACIÓN DURANTE LA EXCEDENCIA. En el caso de solicitar una excedencia para el cuidado de hijos, también se sigue cotizando para la jubilación, pero solo se considerarán como periodo de cotización los 3 primeros años de la excedencia laboral.

5. TENDENCIA AL EQUILIBRIO EN EL FUTURO. ¿Qué se espera en los próximos años? Es probable que la regulación que afecta más directamente a las mujeres esté encaminada a equilibrar el periodo de baja de maternidad con el de paternidad, así como a que se amplíe dicho periodo con la consiguiente cotización a efectos de la jubilación. También a eliminar la pensión de viudedad que, generalmente, actúa en beneficio de las mujeres.

Si quieres ampliar información y conocer en detalle las opciones de ahorro para la vejez, puedes consultar esta Guía temática de la mujer trabajadora que ha elaborado el Instituto Aviva. DIARIOPRACTICO.COM

require(["mojo/signup-forms/Loader"], function(L) { L.start({"baseUrl":"mc.us10.list-manage.com","uuid":"ca691fe89d03493ed45865146","lid":"85b2c6a890"}) })