20
Mié, Sep
0 New Articles

Typography

Tanto si es la primera vez que trabajas como si nunca antes habías presentado la declaración de la renta, es bueno saber en qué casos no estás obligado a cumplir con esta gestión. En términos generales, no están obligados los contribuyentes con rentas exclusivamente procedentes del trabajo hasta un importe de 22.000 euros anuales, pero hay excepciones.

La Agencia Tributaria recuerda que el límite general de 22.000 euros anuales se reduce si los rendimientos proceden de más de un pagador, aunque en esto también existen algunas excepciones. También se reduce cuando se perciban pensiones compensatorias del cónyuge o anualidades por alimentos no exentas, cuando el pagador no está obligado a retener y cuando los rendimientos están sujetos a un tipo fijo de retención. En tales casos, este año el límite se amplía desde los 11.200 hasta los 12.000 euros anuales.

Ambos límites siguen siendo válidos para no declarar si el contribuyente cuenta, en su lugar o además, con los siguientes rendimientos:

  1. Dividendos, intereses y plusvalías sometidos a retención con un tope conjunto de 1.600 euros.
  2. Rentas inmobiliarias imputadas, rendimientos íntegros del capital mobiliario no sujetos a retención derivados de letras del Tesoro y subvenciones para la adquisición de viviendas de protección oficial o de precio tasado, con el límite conjunto de 1.000 euros.

Igual que el año anterior, tampoco estarán obligados los contribuyentes que cuenten con rendimientos del trabajo, capital y actividades económicas, así como ganancias patrimoniales (subvenciones, premios y otras), con el límite conjunto de 1.000 euros, junto con pérdidas patrimoniales inferiorires a 500 euros. DIARIOPRACTICO.COM

require(["mojo/signup-forms/Loader"], function(L) { L.start({"baseUrl":"mc.us10.list-manage.com","uuid":"ca691fe89d03493ed45865146","lid":"85b2c6a890"}) })