20
Mié, Sep
0 New Articles

Typography

Hay un gran número de profesionales muy preparados, con capacidad para aportar todo su conocimiento y experiencia a una empresa, pero que tropiezan en algo fundamental: la oratoria. Y es que hablar en público es una habilidad cada vez más valorado por las compañías que buscan talento.

La facilidad para hablar en público con un discurso atractivo, ameno y coherente no es una habilidad innata. Pero es algo que se puede aprender, sobre todo, con ensayos y experiencia. Algunos consejos que te ayudarán a conseguirlo son:

1. Controla el reloj. Planificar el discurso parte de la base de saber de cuánto tiempo dispones para tu hablar en público. Céntrate en lo más interesante de lo que tengas que decir e intenta terminar unos minutos antes del tiempo con el que cuentas.

2. Conoce a tu audiencia. Debes saber cuál es el perfil de quienes asistirán a escucharte. De este modo, puedes prepararte mejor para el tipo de preguntas que te pueden plantear.

3. Entérate de cómo es el lugar. Saber si contarás con un micrófono, si debes presentar unas diapositivas, el tipo de local en el que hablarás te dará mayor seguridad sobre el escenario al que te enfrentas.

4. La actitud, siempre positiva. Debes transmitir entusiasmo y pasión por lo que estás contando y que se note. No se trata de sobreactuar, sino de no olvidar detalles como sonreír de vez en cuando, expresarte con las manos, y detalles que demuestren que te gusta hablar del asunto.

5. Ayudas que vienen bien. Contar con una presentación de Power Point o con imágenes (fotografías o videos) que ilustren lo que vas a contar y preparar un par de anécdotas son pequeñas ayudas que te ayudarán a realizar tu discurso y a hacerlo más dinámico.

6. Organización, indispensable. Lo más recomendable es ser directo y asegurarse de que el público entenderá los conceptos principales de tu ponencia. Una estructura muy común es la que cuenta con estos tres pasos: adelantar el concepto clave, desarrollar el tema y recapitular.

7. Muévete un poco. El término medio siempre es una buena guía. El movimiento es importante, pero siempre con naturalidad.

8. Practica todo lo que sea necesario. Ensayar delante del espejo no es suficiente. Resultará más útil grabarte con el móvil para evaluar, a posteriori, no solo tu desempeño en comunicación no verbal (gestos, expresiones, tics, etc.), sino también en cuanto al tono y para detectar cualquier otra anomalía que interfiera en tu discurso.

Y, sobre todo, no olvides que cada vez que hablas en público cuentas con una oportunidad para "vender" tu marca personal y para transmitir una serie de valores que tu auditorio vinculará a tu perfil profesional. De ahí la importancia de hacerlo cada vez mejor. Todo es cuestión de práctica y esfuerzo. DIARIOPRACTICO.COM

require(["mojo/signup-forms/Loader"], function(L) { L.start({"baseUrl":"mc.us10.list-manage.com","uuid":"ca691fe89d03493ed45865146","lid":"85b2c6a890"}) })