28
Mié, Jun
0 New Articles

Typography

Si tienes previsto comprar un electrodoméstico nuevo, el etiquetado energético puede ayudarte a tomar una decisión de compra con criterios de eficiencia energética. A través de esta etiqueta dispondrás de más información sobre lo que puedes ahorrar a la hora de usar tu electrodoméstico. Estas son las claves para entender los datos que aparecen en ella.


El uso de la etiqueta energética actualizada de acuerdo a los nuevos parámetros de consumo eficiente es obligatorio desde diciembre de 2011 para frigoríficos y congeladores, lavadoras, lavavajillas, secadoras, lavadoras–secadoras, fuentes de luz domésticas y hornos eléctricos. Desde abril de 2012 se debe incluir esta información en cualquier folleto que incluya el precio y datos técnicos de un electrodoméstico.

Resulta de gran utilidad porque de un solo vistazo puedes hacerte una idea sobre lo que consume el aparato que deseas adquirir, a través de siete letras:

  • LOS MÁS EFICIENTES: A+++, A++ y A+
  • CONSUMO MODERADO: A y B
  • CONSUMO ELEVADO: C y D

El etiquetado debe tener en la zona superior el nombre del fabricante y el modelo, junto a la bandera de la Unión Europea. En el área central, deben figurar la clase energética del aparato, seguida del consumo anual de energía. Y al final de la etiqueta deben aparecer unos pictogramas con las características del electrodoméstico.

Al realizar tus compras, debes tener en cuenta que los aparatos que están etiquetados con un consumo más eficiente son más caros que los que son clasificados con la letra C o D. Sin embargo, debes tener en cuenta que se trata de una inversión a largo plazo, porque el gasto suele amortizarse antes del fin de su vida útil, con lo cual el ahorro final es mayor que al comprar un aparato menos eficiente. DIARIOPRACTICO.COM

require(["mojo/signup-forms/Loader"], function(L) { L.start({"baseUrl":"mc.us10.list-manage.com","uuid":"ca691fe89d03493ed45865146","lid":"85b2c6a890"}) })