28
Mié, Jun
0 New Articles

Typography

El 90% de la ropa se tira antes de lo necesario debido a los malos hábitos de consumo y al mal cuidado de las prendas. La manera como tratamos nuestra ropa  impacta en el entorno. Si alargamos su vida útil en solo nueve meses, reduciríamos su huella de carbono, consumo de agua y residuos en torno a un 20 a 30%. Sigue estos consejos en el lavado de tu ropa para lograrlo.

Para cambiar la forma en que se cuidan las prendas, prolongando así su vida y siendo más sostenibles, AEG ha lanzado la iniciativa Care Label Project bajo el lema “¡No laves de más!”. El objetivo es concienciar y educar a la sociedad sobre los hábitos de cuidado sostenibles y adaptados a las nuevas tecnologías.

La mayoría de los consumidores lavan sus prendas a más temperatura que la indicada en las etiquetas, incrementando el desgaste de los tejidos. A ello se suma el efecto del concepto "fast fashion" o moda rápida, con tendencias que cambian de una semana a otra. provocando una sobreproducción de ropa que incide negativamente en el medio ambiente.

Si no se ajustan correctamente los ciclos de lavado, el impacto medioambiental es mayor que el de la propia producción de los tejidos. Afortunadamente, esto está cambiando con las nuevas tecnologías.

Estos tres consejos son un primer paso para que tus hábitos al lavar la ropa y cuidar tus prendas sean más sostenibles y respetuosos con el entorno:

1. Limpiar en seco solo cuando sea necesario. El 40% de los consumidores evita comprar ropa de tejidos delicados porque no están seguros de cómo tratarla. Y el 38% afirma que las lleva a la tintorería, sin tener en cuenta que la limpieza en seco se basa en productos químicos con un efecto negativo sobre la naturaleza y en el ciclo de vida de sus prendas. Algunas de estas prendas podrían lavarse en las lavadoras actuales.

2. Utilizar temperaturas más bajas. El símbolo de la temperatura de las etiquetas indica cuál es la temperatura máxima a la que se puede lavar. Con las lavadoras actuales es posible lavarla 20-30 grados menos de lo que especifican las etiquetas. Hasta un 60% de la energía se puede ahorrar pasando de 40 a 30 grados. Esto también prolonga la vida útil de la prenda.

3. Lavar menos. Con cada lavado, las prendas se debilitan y se incide en el medio ambiente. A veces es suficiente airear la ropa o simplemente refrescarla con un programa de vapor. Cuando se utiliza la máquina, debe hacerse con cargas completas. Muchas lavadoras son capaces de pesar la carga y ajustar el ciclo a la misma y cuentan con programas específicos para tejidos delicados, reduciendo su impacto en la prenda y su impacto medioambiental. DIARIOPRACTICO.COM

 

 

require(["mojo/signup-forms/Loader"], function(L) { L.start({"baseUrl":"mc.us10.list-manage.com","uuid":"ca691fe89d03493ed45865146","lid":"85b2c6a890"}) })